August 19, 2008

La risa de mi hijo


Oigo la risa de mi hijo. Me hace tan feliz escucharla. Él, cuando era un bebé, tenía una de esas risas que se escuchan en algunos muñecos-bebés. Una risa contagiosa, que se regocija en sí misma y da risa, y risa y risa. Hoy es un pre-adolescente, pero su risa sigue teniendo un encanto. Imagino que siempre va a ser así. Será de esas personas que con su risa contagian de alegría la vida de los demás. Ojalá no se le olvide reir, no sólo por él, sino también por todo el bien que sin saber deja a su paso.

Reir francamente es la manifestación de que la estamos pasando bien, de que somos felices en ese momento, de que no nos aguantamos por dentro; su risa es así, espontánea y sincera. Si tan sólo riera más. Cuando estoy en la casa y lo escucho reir en su cuarto sé que disfruta con su “hermano”, a quien le encanta hacerlo reir. Cuando ve programas cómicos en la tele, se oyen carcajadas que iluminan toda la casa y a mí, el alma. Yo lo escucho y río también, aunque no sepa el motivo de su risa, solo sé que está bien, y eso para mí basta.

2 comments:

Paola said...

ay comadre.. se me puso el corazon chirriquitico con esto tan lindo q escribiste.. Hoy veo a los chamos y estan tan enormes... ojala el ser "grandes" no les quite las ganas de reirse de cualquier cosa (y emocionarnos a nosotras al oirlos)
Un beso grande para el simonzon y para ti.

* M a r u said...

Negra... que post tan lindo... Mi hija mayor cumplira 18 en 15 dias... y he estado nostalgica y muy pensativa en estos dias. Tu post me hizo recordar su risa, su bella risa, y la primera vez que rio conmigo mientras yo le cantaba, te como a besos, cocococosete.... wow... gracias por mis lagrimones. Hoy mi nostalgia no me duele.
Nos seguimos leyendo!
Carinos
Maru